Preguntas frecuentes

El Programa de PSA consiste en un reconocimiento financiero por parte del Estado, a través del FONAFIFO, a los (las) propietarios(as) y poseedores(as) de bosques y plantaciones forestales por los servicios ambientales que éstos proveen y que inciden directamente en la protección y mejoramiento del medio ambiente

El periodo de recepción para este año inició el 23 de Enero y la recepción:

 Para las modalidades de Protección, Regeneración y Protecció post Cosecha: del 30 de Enero al 06 de Abril del 2018.

 Para las modalidades de Reforestación y SAF, el periodo va del 30 de Enero al 31 de Octubre de 2018.

Las modalidades que financia el PPSA con sus respectivos montos por hectárea y por árbol, se puede encontrar en las estadísticas de montos asignados

Aportes financieros recibidos del Estado, del impuesto selectivo a los combustibles para PSA.

 

  1. Canon de agua.
  2. Créditos de organismos internacionales (Banco Mundial).
  3. Captaciones, y productos financieros obtenidos (CSA).
  4. Convenios con empresas.

¿Qué  requisitos  se deben cumplir  para accesar al PPSA ?

Los requisitos a cumplir para fincas inscritas son :

  1. Nombre del propietario(a), copropietarios (as) y/o sociedad anónima y sus calidades (estado civil completo, ocupación, domicilio exacto, número de cédula de identidad) número de teléfono, fax y fotocopia visible en hoja completa de la cédula de identidad vigente y/o jurídica vigente por ambos lados.        
  2. Nombre y calidades del representante legal (estado civil completo, ocupación, domicilio exacto, número de teléfono, fax, número de cédula de identidad y condición de representación) y fotocopia visible en hoja completa de la cédula vigente por ambos lados. 
  3. La pretensión de la pre solicitud que incluya el área a someter y la modalidad que se desea por cada inmueble, indicando si se trata de un inmueble en posesión o citas de inscripción del inmueble ante Registro Público. Además debe de indicar la siguiente información socioeconómica: a) fecha de nacimiento, b) escolaridad, c) número de hijos y d) nacionalidad.

 En caso de que el trámite incluya personas jurídicas deberá indicarse el nombre completo de la misma y el número de cédula jurídica. La Gaceta N°46 - Viernes 6 de marzo del 2009 Pág 58-71                

  1. Fotocopia visible en hoja completa por ambos lados del plano catastrado, con ubicación en la hoja cartográfica 1:50.000.
  2. Indicar lugar (número de fax) para recibir las notificaciones, si se tratara de su domicilio u oficina deberá ubicarse dentro del perímetro administrativo de la Oficina Regional respectiva.
  3. Cuando se trate de un proyecto de protección de bosque en fincas en posesión, el solicitante deberá adjuntar a la pre solicitud lo siguiente:  
  4. a) Certificación del plano catastrado del inmueble en posesión o plano elaborado por el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA). Sin excepción alguna, los planos catastrados que se aporten deberán ser certificados por el MINAE, por medio del SINAC, el cual dará fe de si el inmueble se encuentra dentro de áreas silvestres protegidas o fuera de ellas.     
  5. b) Carta de venta protocolizada ante notario público, con la fecha cierta de la adquisición del inmueble, si tal fue el modo de adquisición o ser poseedores censados por el IDA, declarados beneficiarios y adjudicatarios. En caso de que el poseedor sea originario o no tenga los documentos de traspaso con las formalidades establecidas, deberá presentar la declaración jurada de tres testigos que documenten en forma detallada, el origen y las actividades de la posesión ejercida. Estas declaraciones deberán constar en escritura pública. También podrá presentar cualquier otro documento sobre procesos judiciales o ante instituciones públicas que demuestren con claridad la posesión del terreno.       

 

  1. c) Declaración jurada, ante notario público, del poseedor solicitante que contenga: descripción de la naturaleza del inmueble, ubicación por provincia, distrito, cantón, caserío o población local, indicación de los nombres completos de todos los colindantes actuales, número de plano catastrado, medida, tiempo de poseerlo, modo de adquisición y descripción de los actos posesorios.

Se debe solicitar por escrito una prórroga a los plazos establecidos por la Oficina Regional

A través de la figura del un regente Forestal quien es el responsable de certificar ante FONAFIFO el estado de la finca , según criterios técnicos

Si se tramita una finca en posesión ¿cómo me puedo enterar del plazo que tomara el INDER para dar su visto bueno

Por ser este un requisito indispensable para el proceso de PSA, se recomienda al interesado comunicarse directamente con el INDER para consultar el estado de avance en la solicitud de valoracion para visto bueno

Se recomienda consultar al Colegio de Ingenieros Agrónomos sobre las tarifas aprobadas.

El solicitante, deberá aportar en un plazo de hasta 15 días hábiles después de notificada la aprobación legal, a las Oficinas  Regionales del FONAFIFO el Estudio Técnico para la valoracion respectiva

Debe  interponerse ante el Juzgado más cercano, al lugar donde se cometió el  ilícito

De acuerdo con el artículo 3 de la Ley Forestal No. 7575, publicada en el año 1996, los servicios que puede pagar Fonafifo son los siguientes:

 ".......Los que brindan el bosque y las plantaciones forestales y que inciden directamente en la protección y el mejoramiento del medio ambiente.....: mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero (fijación, reducción, secuestro, almacenamiento y absorción), protección del agua para uso urbano, rural o hidroeléctrico, protección de la biodiversidad para conservarla y uso sostenible, científico y farmacéutico, investigación y mejoramiento genético, protección de ecosistemas, formas de vida y belleza escénica natural para fines turísticos y científicos."

El artículo 3, de la Ley Forestal usted encontrará las definiciones de bosque y de plantación, según se muestra a continuación:

 Bosque: Ecosistema nativo o autóctono, intervenido o no, regenerado por sucesión natural u otras  técnicas forestales, que ocupa una superficie de dos o más hectáreas, caracterizada por la presencia de árboles maduros de diferentes edades, especies y porte variado, con uno o más doseles que cubran más del setenta por ciento (70%) de esa superficie y donde existan más de sesenta árboles por hectárea de quince o más centímetros de diámetro medido a la altura del pecho (DAP).

 Plantación forestal: Terreno de una o más hectáreas, cultivado de una o más especies forestales cuyo objetivo principal, pero no único, será la producción de madera.

Según el artículo 47, el patrimonio de FONAFIFO puede ser conformado por los siguientes aportes:

  1. Aportes financieros recibidos del Estado, mediante presupuestos ordinarios y extraordinarios de la República u otros mecanismos.
  2. Donaciones o créditos que Reciba de organismos nacionales e internacionales.
  3. Créditos que el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal obtenga, así como recursos captados mediante la emisión y colocación de títulos de crédito.
  4. Recursos provenientes de la conversión de la deuda externa y del pago por los servicios ambientales que, por su gestión, realicen organizaciones privadas o públicas, nacionales o internacionales.
  5. Recursos provenientes de la Recuperación de préstamos o créditos de desarrollo que otorgue.
  6. Productos financieros que se obtengan de las inversiones transitorias que se Realicen.
  7. El cuarenta por ciento (40%) del monto de los ingresos provenientes del Impuesto a la madera.
  8. Las emisiones de bonos forestales aprobados y las que se emitan en el futuro. Con estos bonos se podrá pagar todo tipo de impuestos o tributos, salvo el impuesto forestal.
  9. Otros recursos que pueda captar para cumplir con sus fines.

La mayor cantidad de recursos para el pago por servicios ambientales proviene del 3.5% del impuesto a los combustibles que pagan los ciudadanos de Costa Rica; más un 25% del cobro del canon por concepto de aprovechamiento de aguas que pagan los concesionarios de fuentes de agua; a menor escala pero de gran importancia, contribuyen organizaciones y ciudadanos, que realizan entre otras acciones, donaciones, firma de convenios con FONAFIFO para compensar la huella ambiental o de carbono de sus actividades,  o bien adquieren créditos de carbono.

Existen dos razones que justifican la búsqueda de recursos financieros para el PSA:

El Fondo Nacional de Financiamiento Forestal, en su condición de institución pública, debe ser garante del cumplimiento de la legislación y de las tareas que le han sido confiadas, todas ellas en procura del bienestar social.  En este sentido, la Ley Forestal No. 7575, en su artículo 46, define como objetivo del Fonafifo, la captación de recursos financieros, para el pago de servicios ambientales: ".......También captará financiamiento para el pago de los servicios ambientales que brindan los bosques, las plantaciones forestales y otras actividades necesarias para fortalecer el desarrollo del sector de recursos naturales, que se establecerán en el Reglamento de esta ley."

 Además, el TITULO TERCERO de la Ley Forestal, CAPITULO I Manejo de bosques, artículo 19, establece que "En terrenos cubiertos de bosque, no se permitirá cambiar el uso del suelo, ni establecer plantaciones forestales". Sin embargo, la Administración Forestal del Estado podrá otorgar permiso en esas áreas para fines específicos, definidos en este artículo, para lo cual el propietario deberá realizar el debido proceso de solicitud. ....... En estos casos, la corta del bosque será limitada, proporcional y Razonable para los fines antes expuestos."

 Bajo esta limitación de cambio de uso, impuesta a los propietarios de finca, el número de solicitudes de PSA-modalidad protección de bosque incrementa con los años, debido a que los propietarios deben protegerlo a perpetuidad.

En la sección INVIERTA, se encuentra la descripción completa de cada proyecto que utiliza la Dirección de Desarrollo y Comercialización de Servicios Ambientales para captar recursos para el financiamiento de PSA. Estos proyectos son desarrollados con base en información escrita y de campo actualizada. Cada proyecto específica las características técnicas y la gestión de los proyectos, así como las acciones de monitoreo y de verificación.

 Para efecto de los proyectos Bosque Vivo y los de Comercialización de Unidades de Carbono, se dispone de previsiones para su verificación. En bosque vivo el proyecto define, que además del monitoreo de contratos de PSA que realiza el Departamento de Monitoreo de Fonafifo y sus Oficinas Regionales, se contrata en el año 5, el servicio de verificación por parte de una Organización o Profesional competente. 

 En el caso de proyectos globales de UCCs, se ha realizado la previsión presupuestaria necesaria, que permita contratar al Perito de Carbono tan pronto el MINAE operacionalise el Registro correspondiente.

Esta Dirección cuenta con un Departamento de Proyectos, con profesionales especializados en el tema forestal y en metodologías. El personal genera la información base que permite definir el precio de proyectos o productos.

 En cumplimiento del artículo 63 del Reglamento a la Ley Forestal, "los contratos y negociaciones en general deberán considerar todos los costos del proyecto, así como los procesos de monitoreo y certificación cuando corresponda. Para estos proyectos no serán utilizados recursos del erario público provenientes del impuesto único de los combustibles y la empresa, la persona o país con que se contrate deberá suministrar los recursos de estos proyectos."

 

Debido a que FONAFIFO se encuentra recopilando información que le permita analizar los costos, el precio de los productos o proyectos pueden ser ajustados con base en información técnica y administrativa debidamente documentada.

CRÉDITOS DE CARBONO

En el caso de créditos de carbono, el Reglamento a la Ley Forestal 7575 establece en su artículo 65, que los propietarios de finca, que firman contrato de PSA, ceden sus derechos de carbono a Fonafifo, durante el tiempo que el contrato este vigente. Dicha vigencia la define el Decreto del Programa de PSA que corresponde al año de la firma del contrato.

 Por su parte, la Dirección de Desarrollo y Comercialización dispone personal que gestione los registros de comercialización, tanto de unidades de carbono, como de certificados Bosque Vivo. De esta forma se administra la información que permite conocer el estado actual de oferta del proyecto, así como los clientes que están participando en el desarrollo o compra de un proyecto. En consecuencia, el Certificado elaborado luego de una transferencia, es único y responde a un cliente específico.

 Cada certificado contiene la información sobre la inversión realizada y el proyecto que responde por dicha inversión, de igual forma, por razón de procedimiento, el funcionario de la Dirección debe enviar copia del documento del Proyecto a cada cliente.  Estos documentos contienen el detalle de los contratos de PSA vigentes, la ubicación geográfica y en caso de requerir el cliente mayor detalle sobre los contratos, puede contactar con el profesional responsable del documento técnico.

También debe enfatizar a cada organización o persona interesada, que el proceso de captación y desarrollo de proyectos, se fundamenta en contratos de PSA que están vigentes, por tal razón, el Departamento de Proyectos utiliza dichos contratos para generar una oferta.

 CERTIFICADOS BOSQUE VIVO

Estos proyectos se desarrollan para un área geográfica específica, por tal razón, el registro muestra claramente el nombre del inversionista en PSA y lo vincula directamente con el proyecto.

 CONVENIOS

En el caso de Convenios para el financiamiento de PSA, se requiere financiar un mínimo de 100 has de PSA en alguna modalidad, o el establecimiento de al menos 60,000 árboles en sistemas agroforestales, para que la Dirección de Servicios Ambientales pueda dar trazabilidad al financiador, asociando la fuente de recursos con los contratos específicos de PSA.

Debido al proceso requerido para asegurar un certificado emitido para un cliente en específico, y proteger al Programa de PSA, Fonafifo ha venido desarrollando una serie de mecanismos que procuran facilitar la comercialización, y evitar el ingreso de recursos de dudosa procedencia.

 Para el proceso de compensación de la huella de carbono, se dispone de una aplicación, mediante la cual se calcula las emisiones de gases con efecto invernadero. Dicha aplicación utiliza los factores de emisión oficiales de Costa Rica, disponibles en la página WEB del Instituto Meteorológico (IMN). Esta calculadora ha sido revisada por la Dirección de Cambio Climático y por el IMN. Esta aplicación esta enlazada con un sistema seguro, que le permite realizar la compra de unidades en línea.

 Tanto con Unidades de Carbono, como con Bosque Vivo, FONAFIFO debe coordinar con el cliente la preparación del certificado. Los datos deben ser verificados por cada funcionario de la Dirección de Desarrollo y Comercialización responsable de la negociación. En caso que la organización o persona lo requiera, la Dirección elabora a solicitud facturas proforma y coordina con el Departamento Financiero la preparación de constancias de depósito o certificaciones.

De conformidad con el artículo 64, del Reglamento a la Ley Forestal 7575, "Se faculta al Fondo Nacional de Financiamiento Forestal, para negociar en los convenios o contratos de compra y venta de servicios ambientales, un porcentaje de gastos administrativos y técnicos de acuerdo a la naturaleza de las obligaciones adquiridas en ellos." Por tal razón, los documentos que respaldan cada proyecto especifican el porcentaje que será reservado para atender obligaciones técnicas o administrativas.

 Existen casos especiales, como es el Mercado Doméstico de Carbono, que en su Decreto define las contrataciones que deben ser realizadas para inscribir los proyectos de Unidades Costarricenses de Carbono.

 Copia de cada proyecto, tal es el caso de Bosque Vivo y de Créditos de Carbono, debe ser entregado al cliente, en forma digital, por el funcionario de la Dirección de Desarrollo y Comercialización que le contacta, y la versión más actualizada está disponible en la sección INVIERTA.

Los impactos de dicho programa se visualizan en gran medida, mediante la recuperación de cobertura forestal, que en los años 80 llegó a ser de un 21%, y al presente es mayor a un 53%. Dicha cobertura se ubica en diferentes zonas de vida de Costa Rica, que integran múltiples ecosistemas, favoreciendo así a especies adaptadas a diferentes climas y condiciones, que han venido siendo afectadas por los procesos de deforestación de épocas anteriores.

 Por su parte, la Contraloría General de la República, en sus informes de fiscalización, ha identificado una serie de impactos tanto ambientales como sociales, dichos informes están disponibles en su página.

 También en la dirección PSA y específicamente en estadísticas del PSA, usted encontrará datos sobre siembra de árboles nativos, o recuperación de zonas clasificadas como corredores biológicos, o de sitios ubicados en vacíos de conservación definidos por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), además de número de beneficiarios, distribución por sexo, etc.

 En el caso de proyectos específicos, tal es el caso de Bosque Vivo, el Programa de PSA podrá aportar información sobre los contratos firmados en estas áreas geográficas.

 En cuanto a proyectos para comercialización de unidades de carbono, el dinero no se dirige a un sitio en específico, sino a cubrir la demanda del PSA para continuar protegiendo el patrimonio natural de Costa Rica.

 Todo inversionista debe tener presente, que los contratos de PSA se firman con propietarios de fincas, que pueden ser personas individuales o sociedades. En el caso de territorios indígenas se firma con la Asociación de Desarrollo, a quien compete definir e implementar la aplicación de los recursos financieros.

Debido a los objetivos que atendemos y al interés del mejoramiento ambiental, el personal de la Dirección de Desarrollo y Comercialización se encuentra en la disponibilidad de brindar orientación e información, que no cree conflicto de intereses. Ejemplo, Fonafifo puede dar explicaciones a los interesados sobre metodologías o normativa vinculada al Mercado Doméstico de Carbono, pero no puede medir la huella de carbono de alguna empresa, ni medir el carbono fijado en proyectos forestales privados.

 Contamos con personal especializado, conocer de metodologías internacionales, que se encuentra en la disposición de compartir información.

Para obtener información amplia y detallada, sírvase contactar a la Dirección de Servicios Ambientales, responsable de la gestión del Programa.

Para mayor información o detalle favor contactar a: croldan@fonafifo.go.cr

 

El costo de la Unidad es de US $ 7.5 por tonelada de carbono equivalente.

Ver Unidades de Compensación de GEI.

En la página web de la Dirección de Cambio Climático puede encontrar información para aplicar a la marca país ( Ver Cambio Climático )

Para efecto del inventario de una organización o empresa, de acuerdo con la normativa, se recomienda revisar el Protocolo de GEI, para conocer la metodología para elaborar el inventario de gases efecto invernadero de su empresa.

Una vez que tenga el inventario elaborado, deberá contratar el servicio de verificación del inventario de su empresa ( Ver )

Finalmente, en caso de adquirir créditos de carbono para compensar las emisiones de su inventario, puede contactar a la Dra. Carmen Roldán Chacón, Directora De Desarrollo y Comercialización al correo croldan@fonafifo.go.cr o a la extensión 2545-3539.

En FONAFIFO, las unidades costarricenses de compensación para el mercado doméstico tienen en la actualidad, un precio de US $ 7.5 por crédito de carbono, que corresponde a una tonelada equivalente de CO2.

En el mercado internacional existen proyectos con otros precios, esto es importante en caso que la empresa exporte, porque puede ser que necesite créditos internacionales. Puede buscar información en Ecosystem Market Place.

Las Unidades Costarricenses de Compensación (UCC’s) corresponden a toneladas de carbono equivalente, que las empresas, organizaciones o personas, utilizan para compensar las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) que producen a través de sus actividades productivas; la UCC’s son en sí toneladas de dióxido de carbono que se fijan en los árboles desarrollados en actividades forestales, tales como reforestación, regeneración natural y sistemas agroforestales, en su proceso de crecimiento

 En el caso de una empresa que realiza su inventario, según la norma INTE 14064-1:2011, ésta debe realizar acciones de reducción de emisiones de GEI, una vez que la empresa haya realizado el plan de reducción, las toneladas de dióxido de carbono que éstas no han podido reducir mediante diversas acciones, deben de compensarlas por medio de UCC’s, esto con el fin de obtener la marca C-Neutralidad país. Este es un programa completamente voluntario, igualmente que la compra de éstas UCC’s. Hasta el momento Fonafifo es la única institución autorizada para la venta de UCC’s hasta que el mercado doméstico de carbono no se haya desarrollado a nivel nacional.

 El dinero captado por medio de la venta de UCC’s el 100% se utiliza para financiar el Programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA) que es llevado a cabo por Fonafifo.  En la página WEB de Fonafifo se encuentra un enlace a una calculadora de carbono desarrollada por Fonafifo para que empresas y personas individuales realicen el cálculo de su huella de carbono y puedan realizar sus compensaciones en línea.

 Una empresa o persona que deseen adquirir UCC’s para compensar sus emisiones de GEI deben de enviar un correo con la cantidad de toneladas que desean compensar, se le envía por este medio una cotización con el monto correspondiente a su compensación, la cual detalla las cuentas bancarias a las cuales pueden realizar su depósito, una vez que tengan el comprobante de pago lo deben enviar escaneado y se les procede a realizar un certificado con la cantidad de UCC’s adquiridas.  

 En resumen así es como funcionan las Unidades Costarricenses de Compensación.

La transformación se puede hacer en forma general de la siguiente forma:

Inicialmente, lo primero que se recomienda es realizar el cálculo del volumen en el sistema internacional (en metros cúbico) de la madera a cuantificar y si existieran varias especies, hacerlo por especie. Las pulgadas es una medida comercial, que puede conllevar a un error significativo en la estimación.

Una vez determinado el volumen, se puede utilizar la densidad de la madera (kg/m3) de cada especie para obtener la biomasa (cantidad de materia sin agua) presente en ese volumen. La biomasa queda en Kg, por lo que para obtener toneladas, el resultado debe dividirse entre 1000.

Luego, la biomasa obtenida en toneladas, se multiplica por 0.47 (0.5 es aceptado también), que es la fracción de carbono en la biomasa de madera. El resultado se multiplica por el factor 44/12, para transformar la cantidad de Carbono en toneladas de CO2 equivalentes.

Si se requiere tener una idea muy general, el método descrito funciona bien, pero si se requiere cierto grado de precisión, lo recomendable es determinar en laboratorio, el contenido de carbono a partir de muestras representativas.

Adicionalmente, debe considerarse lo siguiente:

  1. Las pulgadas, como se usan generalmente en el mercado, puede ser pulgada aserrada, en troza o en pie, por lo que definir donde está la madera es importante para mejorar las estimaciones. En este caso anterior se asumió que era madera aserrada.
  2. La estimación de CO2 equivalente de la madera en pie requiere de un proceso distinto a la madera en troza o la madera aserrada. La madera en troza o aserrada el volumen puede ser determinado más adecuadamente (dependiendo del nivel de detalle de la persona que mide y la precisión de los instrumentos utilizados). En el caso de la madera en pie, existen ecuaciones alométricas para calcular biomasa basadas en la medición del DAP (diámetro a la altura del pecho) y la altura total del árbol, u obteniendo el volumen en pie (por medio de las misma variables DAP y altura total) y transformándolo en biomasa con factores de expansión de biomasa y la densidad de la madera de cada especie. Igualmente, esa biomasa (en toneladas) es transformada en CO2 equivalente multiplicándola por la fracción de carbono (0.47 - 0.5) y el factor 44/12.
  3. La especie y la madurez de los árboles que proviene la madera afecta la densidad de la madera. A nivel de literatura existen valores promedios, pero pueden conllevar a un error significativo durante la estimación si no corresponden adecuadamente a la madera medida.
  4. La cantidad de agua puede afectar la estimación del volumen. Así, madera muy húmeda puede estar sobredimensionada.